PORTADA  |
NOTICIA

Bono Familiar Universal: ¿quiénes serán beneficiados y bajo qué criterio?

El nuevo subsidio del Estado no alcanzará solo a familias que estén clasificadas como pobres o en extrema pobreza.

Bono Familiar Universal: ¿quiénes serán beneficiados y bajo qué criterio?

FOTO: INTERNET

LUNES 27 DE ABRIL 2020
El presidente Martín Vizcarra anunció un nuevo Bono Familiar Universal de S/760 que busca beneficiar a 6.8 millones de hogares de los 9.090 millones de hogares que hay en el Perú, en el marco de la ampliación del estado de emergencia nacional que vive el país para frenar el avance del nuevo coronavirus (COVID-19).

Este diario conversó con Alexandra Ames, docente de Gestión Pública en la Universidad del Pacífico, para conocer quiénes serán los beneficiados con el nuevo bono, así como la situación de Perú frente a otros países de la región en lo que a subsidios económicos se refiere.


—¿Quiénes serían los beneficiados?

El bono está orientado al 75% de familias. Esto significa que el bono está yendo más allá de las familias que solamente están clasificadas como pobres o extremo pobres. El objetivo es que pueda cubrir a las familias en niveles de clase media baja para evitar que estas caigan en situación de pobreza. Se ha determinado que aquellas personas que no se encuentran hoy en planilla van a resultar beneficiadas de este bono.

—¿Qué sucede aquellas personas que tras la crisis por el COVID-19 ya no cuentan con solvencia económica?

Se trata de incluir a aquellas personas que justamente tenían un nivel de vida satisfactorio, digamos económicamente, pero que hoy por hoy, a causa de la cuarentena, han tenido que parar sus operaciones laborales y han tenido que reducir sus ingresos. Entonces, estas personas estarían siendo beneficiadas también de este bono.

—¿Cuál ha sido el mecanismo empleado para determinar que el nuevo bono sea de S/760?

Según el INEI, el nivel de gasto per cápita por familia es de alrededor de 220 soles. Entonces, si multiplicamos esto por cuatro miembros de la familia, el gasto es mayor. Sin embargo, hay otros gastos que están incluidos en situaciones normales que hoy no se están haciendo, como por ejemplo los gastos de transportes. Por otra parte, los gastos en familias en situación de mayor pobreza se encuentran sobre todo en el mantenimiento del hogar.

—¿Por cuánto tiempo tendría que solventar los gastos este nuevo bono?

Mi pronóstico es que este bono no va a ser [entregado] solo por una vez, sino que se va a tener que entregar por un mes adicional, ya que la apertura de la cuarentena va a hacer de manera progresiva y no todos los sectores van a atender de manera masiva

Mi sugerencia al Ministerio de Desarrollo Inclusión Social (Midis) es que se pueda establecer un cronograma que no afecte a las familias que necesitan cobrar rápidamente, pero al mismo tiempo que se generen alternativas mucho más innovadoras o fuera del marco tradicional del depósito en la cuenta bancaria, es decir, que se puedan hacer giros nacionales que permitan que desde los agentes bancarios de las bodegas o de diversos cajeros que se encuentran más cercanos a las familias se pueda establecer una especie de cobro inmediato del dinero sin necesidad de acudir físicamente al banco.

—¿El Perú tiene solvencia económica para realizar la entrega de un segundo bono universal?

El Perú se encuentra al día de hoy en una situación de solvencia económica y de estabilidad macroeconómica bastante interesante, si la pandemia nos hubiera tomado en los inicios de los 90 no hubiéramos podido salir adelante como lo estamos haciendo. Es por eso que tenemos, en comparación con países de América Latina, los más altos niveles de apoyo que se está dando a la población.

—¿Qué debería realizar el Ejecutivo para ese subsidio llegue a todas las familias?

Lo que urge es una mayor transparencia en la información respecto a cómo van los pagos de los primeros bonos que se han ido soltando. Todavía hay personas en situación de pobreza y pobreza extrema que no han sido agendados para cobrar el bono y se hace necesario que esto se entregue ya.

—¿Cómo se encuentra el Perú frente a otros países de la región respecto a los subsidios económicos?

Esta situación agarra al país con un nivel de estabilidad económica bastante fuerte. Estamos destacando en la región respecto a los bonos o beneficios que se están dando a los ciudadanos. Perú está brindando un mayor apoyo económico, estamos hablando de 223 dólares mensuales por familia, cuando en Argentina están dando 151 dólares, en Brasil 113, en Chile 58 dólares y en Colombia 41 dólares.

—El resto de países de la región, ¿han estado brindando bonos en la misma sintonía que en nuestro país?

En los otros países el camino ha sido el mismo, se ha priorizado primero a las familias extremo pobres y luego pobres y luego se ha pensado en los microempresarios. Recordemos que el Perú tiene una característica que nos diferencia mucho de la región respecto al nivel de informalidad, en Argentina hay aproximadamente un 30% de informalidad, cuando nosotros tenemos 70% de informalidad. Entonces, esto es lo que hace que nosotros hayamos reaccionado con una mayor población de lo que está haciendo el resto de países.

—¿Qué políticas públicas debería implementar el Gobierno para una correcta reactivación económica?

Es necesario que se trabaje en políticas de atención de emergencia, como se viene haciendo. Pero también es la gran oportunidad para pensar en políticas públicas que busquen fortalecer la resiliencia de las familias. Esto es sumamente importante porque al menos el 30% de las familias vienen siendo, en los últimos 10 años, afectadas por diversas crisis, tanto por desastres naturales o por crisis particulares dentro del hogar, como accidentes del jefe de hogar, enfermedades del jefe de hogar, muerte del jefe de hogar.

Entonces, cómo puede ser que una familia caiga en situación de pobreza o se vea obligada a reducir el consumo de alimentos porque un miembro de la familia se accidenta o se enferma. Ahí lo que nos está diciendo esta data es que necesitamos con urgencia trabajar en una reforma del sistema de seguros de salud, de pensiones y de trabajo.

—¿Qué medidas debería tomar el Ejecutivo para disminuir la informalidad?

Este apoyo que se está dando a la población que se encuentra en situación de informalidad es también una buena oportunidad para que el Estado conozca, a partir del registro que se está generando, quiénes son los informales y cuáles son los sectores en los que trabajan.

Sería interesante que se pueda aprovechar esta información para hacer un análisis mucho mayor respecto a qué necesitan los informales y se pueda entender cuál debería ser el proceso de formalización. Para ello, este registro no debe servir para fiscalizar de manera dura a los informales, sino para analizar quiénes son, cuáles son sus necesidades y sus preocupaciones, y sobre todo, cómo hacer para que pueda serle atractivo a ellos entrar al mundo formal.

—¿Cuál es tu recomendación en lo que se refiere a políticas públicas?

Esta es la oportunidad perfecta para pensar en aquellas reformas de protección social, de servicios de salud, servicios de educación, para que se pueda reformar esto y pensar en políticas públicas de resiliencia de las familias. El Estado está ayudando ahora porque puede. Mi preocupación es que en unos dos o tres años, ante una nueva crisis, como un desastre natural u otra pandemia, no vamos a poder tomar todas las medidas que estamos tomando hoy. Entonces, es el momento para trabajar políticas resilientes que promuevan que las familias puedan salir adelante y que estén realmente seguras y sin riesgo de caer en la pobreza ante alguna crisis particular a la que se enfrenta.

¿Qué opinas?

+ Actualidad